el-nombre-del-viento-2.jpg

La fantasía medieval y las aventuras épicas son muy populares en Estados Unidos y el Reino Unido. A América Latina y el resto del mundo nos llegan solamente algunas versiones, y otras pasan totalmente desapercibidas a menos que suceda como con Juego de Tronos, que gracias a su versión televisiva volcó a cientos de lectores hacia el mundo de George Martin.

Hoy repasaré una de las novelas más divertidas del género de fantasía medieval que he leído en mucho tiempo: El Nombre del Viento, la primera parte de una trilogía aún inconclusa cuya segunda parte fue publicada a principios de 2011.

El asesino de reyes

El escritor estadounidense y profesor de lengua y filología inglesa Patrick Rothfuss es el responsable de esta obra. Forma parte de la trilogía denominada Crónica del Asesino de Reyes y su secuela publicada es El Temor de un Hombre Sabio, mientras que la tercera parte, cuyo título definitivo aún no se ha confirmado ni tampoco la fecha, podría llevar el nombre de Las puertas de piedra.

El protagonista de El Nombre del Viento es Kvothe, un asesino, guerrero, músico y mago de leyendas que en el presente vive como amo de una tranquila posada para viajeros. Allí se hace llamar simplemente Kote, y pocas personas saben su verdadera identidad.

Todo ello cambia cuando aparece un escritor, llamado Cronista, deseoso de poner en palabras la verdadera historia de Kvothe, sin exageraciones. Kvothe decide hacer caso a su aprendiz, el joven Bast, y le cuenta su vida al Cronista con la condición de hacerlo en solo tres días, de allí que cada uno de los libros de la trilogía ocupe uno de estos días de narración.

La infancia de Kvoteh

Perteneciente a una raza de artistas itinerantes, Kvothe se interesa por la magia después de conocer a un mago arcano llamado Abenthy. La aparición de unas criaturas malignas llamadas Chandrian y la muerte de sus padres obligarán a Kvothe a luchar por su supervivencia y descubrir una forma de ingresar en la Universidad para poder dominar mejor la magia conocida como Simpatía y los nombres de los elementos, que permiten a los magos utilizar fuerzas naturales a su antojo.

La aventura de El Nombre del Viento combina fantasía medieval, drama y acción, mientras leemos sobre las aventuras de Kvothe en la facultad, sus peleas contra compañeros que lo envidian por sus habilidades, su interés amoroso por Denna y posteriormente su salida en búsqueda de aventuras.

El Nombre del Viento es solo el principio de una aventura, pero es una narración tan entretenida y brillante que a poco de comenzar los lectores queremos más, y por suerte ya está la segunda novela que llevó casi 4 años antes de publicarse. Ahora solo falta el episodio final.